PBX (57) 7 - 6329162 |   contacto@specializedbucaramanga.com
BICIS ATRAEN MAS BICIS - PARTE 2

 BICIS ATRAEN MAS BICIS

PARTE 2

Por. @MujeresBicibles

 

¿En qué ciudad quieres vivir?  Yo quiero vivir en una ciudad humana, para la gente, para las mujeres, para la plenitud de la infancia, y la calma de la tercera edad. Una ciudad de colores, de olores, de encuentros y desencuentros en comunidad. Porque la gente también atrae más gente. Y las bicis, más bicis.

 

Se dice, por ejemplo, que las bicicletas embellecen los paisajes urbanos, porque genera toda una cultura alrededor de la bici y sus usos, del ciclismo y sus experiencias. Tipos de bicicletas, colores, formas, accesorios, outfits ciclistas… una exploración estética que configura también otra manera de ver y vivir una ciudad y, por qué no, de crear una suerte de culto a un objeto producto del ingenio humano que es también vehículo y es también forma de vida. Ejemplo de esto, destaca el movimiento #CycleChic, que surge en Copenhagen, en 2006, y trató, en sus inicios, de una serie de fotografías de estilos ciclistas publicadas en el famoso blog copenhagenize.com y que ponderó, a nivel mundial, un movimiento-en-red de estilos para ir en bicicleta por las ciudades. ¿Han visto algo parecido en relación al carro? Quizás uno que otro desfile de autos antiguos, inaccesibles para muchos por el costo de inversión, en tanto que todos podemos acceder a una bicicleta y personalizarla o llevarla al gusto de cada quien.

 

También se dice que la bicicleta ayuda a mejorar la calidad del aire que respiramos, porque el motor es humano. Al no usar ningún combustible fósil, sino el continuo giro de bielas para avanzar y el aliento de nuestro espíritu, no hay emosiones de material particulado tóxico al aire que respiramos. Sin importar el estrato, el estado civil, el nivel de estudios, el género ni ninguna otra categoría identitaria, tenemos algo en común: respiramos el mismo aire. Y pasa que el aire que HOY DÍA respiramos está contaminado y esto tiene efectos nocivos en la salud. Según la Organización Mundial de la Salud, “la contaminación atmosférica urbana aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias agudas, como la neumonía, y crónicas, como el cáncer del pulmón y las enfermedades cardiovasculares”.

 

En Bucaramanga, de acuerdo con datos reportados en 2017 por Bucaramanga Cómo Vamos, destacó que el 50,1% de los vehículos contaminan el aire[1]. A esto, se suman los datos suministrados por el Grupo de Investigaciones ambientales de la Universidad Pontificia Bolivariana, desde el cual se determinó que “las emisiones de material particulado ultra fino son cercanas a las 290 toneladas por año en



[1] Tomado de Vanguardia Liberal, en http://www.vanguardia.com/area-metropolitana/bucaramanga/412683-el-501-de-los-carros-revisados-en-bucaramanga-contaminan-el-ai

Bucaramanga y el área, con un 99% de aporte de fuentes móviles[1]”, según informó María Victoria Toro Gómez al periódico Vanguardia Liberal, en diciembre de 2017, ubicando a la ciudad en un grado “intermedio” en calidad del aire. Aunque las cifras no son alarmantes en comparación con otras ciudades de Colombia, es momento de promover e implementar formas de movilidad limpias, como caminar o moverse en bicicleta.

 

Finalmente, las bicicletas ocupan menos espacio que los carros. ¿Recuerdan aquella escena inicial de “Día de Furia”, donde el personaje de Michael Douglas, atrapado en un trancón, angustiado por el ruido de los claxon, desesperado por el calor, agobiado por el encierro, decide bajarse de su vehículo, abandonarlo, y liberarse de ese engaño de la modernidad del confort del carro? No es ficción, ni es TNT: ES LA REALIDAD.

 

No hay espacio para tantos carros, pero tampoco se pueden ampliar las vías, porque, como escribió Lewis Mumford en el New Yorker, en 1955, “construir más calles para prevenir la congestión vehicular es igual que agrandar el cinturón para reducir la obesidad[2]”. No hay que ser muy versados en geometría para darse cuenta que una persona que se mueve sola en un carro ocupa más espacio que si se moviera en una bicicleta o caminara. Y, ¿cuándo son muchas personas? La consecuencia de eso es la congestión vial y el uso irracional del espacio público, que es de todos y también de todas.

 

Cada quien elige: ser el conductor que se agobia en el caos vehicular, o ser el ciclista urbano que rompe el estatismo del tránsito motorizado, y avanza.

 


[2] Tomado de La Jornada Aguascalientes, en http://www.lja.mx/2017/02/vialidades-la-solucion-al-trafico-agenda-urbana/